6 jul. 2013

Ama la vida, toda la vida


Han pasado exactamente 365 días desde que escuche de forma nítida la frase "Tienes cáncer de colon ubicado en la zona del sigma" y necesité solamente un segundo para tragar saliva y preguntar al médico ¿Ahora que tenemos que hacer?  

Saber enfrentarnos a los avatares que nos presenta la vida no está en ningún manual y en ninguna escuela. Lástima, porque la inteligencia emocional sería una excelente asignatura de toda nuestra etapa de aprendizaje y por consiguiente a lo largo de toda nuestra vida. 

Siendo sincera y sin auto engaños tuve ocho días para prepararme mental y emocionalmente a esa frase aunque los médicos del Hospital Universitario de San Juan de Alicante procuraran entre prueba y prueba no alarmarme con un diagnostico no confirmado hasta el resultado de la biopsia.

Recuerdo perfectamente aquella mañana. En mi agenda yo tendría que ubicarme en Madrid. Había una nueva edición de Thinking Party 2012 y era una nueva oportunidad para retro-alimentarme personal y profesionalmente. Desde que me desperté aquella mañana, tuve la misma frase de la doctora en mi cabeza, aún cuando no la escuche hasta las 14:30.  Ahí estaba, como si fuera un mantra. El mismo que me daría las fuerzas necesarias para desafiar mi destino.

Es curioso como el cóctel de intuición, probabilidades y realidades nos anticipan a un peligro inminente como mecanismo de supervivencia. Había estado tres días asumiendo aquella posibilidad. Recuerdo cada una de las conversaciones que mantuve la tarde anterior, fueron tres, mi amigo y compañero Borja, mi amigo Miguel y mi hermano Jose. Era jueves y me escuchaba a mi misma pronunciar aquellas palabras "Hay un 50% de probabilidades de que sea un cáncer"  y de una manera inconsciente las pronunciaba para ir percibiendo como tendría que afrontar un hecho que no tenia vuelta atrás. Automáticamente surgía un silencio aterrador que se rompía con la negación de la persona que escuchaba mis palabras. Y la realidad es que en ese momento, aquella tarde, no tenia cabida la positividad, en ese instante lo importante era aceptar.

Pase la mañana sola y a la vez en la mejor compañía, escuchando vía streaming  las  conferencias de Inmaculada Uzquiano Guzmán López y Mario Alonso Puig entre otros . Ahora cuando lo pienso con la paz y la distancia que da el tiempo, me río de lo lista que es la vida y lo ciegos que a veces somos. Era mi momento, era el momento necesario de  pararme, de Reinventarme aunque aquella mañana yo no lo supiera y siguiera con mi mantra.

La espera gestionada desde la tranquilidad es la única forma de no perder el sentido de lo que realmente vivimos. Es necesario incorporar momentos dentro de otros momentos a nuestra vida, con el fin de no volvernos locos incontrolados. 

Le vi la mirada, no necesité más para saber que había ganado el 50% del si. Estaba enferma y comenzaba una nueva etapa en mi vida. Una etapa desconocida para mi y en la que yo no había tomado ninguna decisión y todas las que vendrían después no eran fruto de mi sino de aquellas personas que dedican su día a día a cuidar, mimar y atender a pacientes como yo.

Yo solo tomé una que fue decisiva para mi. No me pregunté jamas ¿Porque yo? ¿Porque me había tocado a mi? La vida nos pone muchas encrucijadas. Ya había pasado por varias y había aprendido a base de golpes  y tropiezos que todo pasa, todo. Y que de todo se sale. Ésta era una más. Solo que en esta ocasión tenia muchas mas puertas abiertas... la maternidad, mi deseo de tener un hijo se esfumó como lo hace un suspiro, mi corazón, la soledad de no vivir esta etapa con alguien fundamental como es tener tu pareja, la parte económica, vivía de mi trabajo, si no trabajaba ¿de que iba a vivir? la familia, tengo dos familias, ya se, es largo de contar, pero los que tendrían que estar no están (la vida....sin ninguna acritud) y los que están no deberían de sufrir por mi, aunque lamentablemente todos sufrieron. Ante esta situación solo tuve una opción, cerrar cada una de ellas. No importaba el tiempo que me fuera necesario. Había tomado una decisión y era afrontar mi propia vida con todo aquello que estaba en mi mano. Hoy en día sigo teniendo alguna abierta....sin embargo las que he cerrado me han permitido seguir manteniendo algo que me caracteriza, mi sonrisa y mis ganas por vivir.

Aviso, este no será un blog que hable sobre el cáncer. Sera mi vida, contada con mil anécdotas, muchas y variadas experiencias que deseo compartir desde el humor, la ironía, la franqueza y la esperanza. Mi vida con un capitulo más. No el más importante sin embargo si el que mayor transcendencia ha tenido para mi.

Gracias por pasar, por leerme, por sonreír y vivir conmigo esta etapa de mi vida.

Ama la vida, toda la vida.
Yo, ya lo hago.
Begoña

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada